lunes, 16 de noviembre de 2015

QUE ES LA RECUSACION

QUÉ ES LA RECUSACIÓN

Estímulo y fortuna para el autor de esta columna es la voz de un grupo de estudiantes cartageneros, cuando en comunicación insinúan, con respeto, que se proporcione una explicación a los lectores de EL TIEMPO y en general al país, sobre este vocablo hoy menos comprendido que divulgado: la recusación.

Por: SANTIAGO ROMERO SANCHEZ
Y como se trata de un fenómeno jurídico-legal, realmente en moda y boga, casi como el infalible e infaltable proceso 8.000 , se exhiben a continuación las modestas apreciaciones que gobiernan la materia. Desde luego en sinopsis.
La recusación filosóficamente evaluada es la tacha, por virtud de la cual se imputa a un funcionario la ausencia de equidad e imparcialidad. Esta acción jurisdiccional injusta se genera en el impedimento, el cual a su vez nace de la antipatía o del afecto, que como tales tienen causas indebidas.
Porque el impedimento se edifica en la imposibilidad de actuar, del empleado, con rectitud, precisamente debido a motivos espurios y viles. Se citan como ejemplos resplandecientes la amistad íntima, o la grave enemistad, o el interés en favorecer o perjudicar a un tercero.
El tratadista Antonio Vicente Arenas, genio de la dialéctica jurídica, hace esta observación apodíctica y cristalina: La igualdad de las personas es, por consiguiente, el fundamento del derecho de recusar. Se impone la necesidad de que nadie pueda abrigar sospechas sobre su rectitud, o pensar que por afecto o desafecto, interés personal, etc., se incline a obrar con injusticia. Solo así se garantiza la igualdad de las personas ante los jueces .
Nuestro ordenamiento procesal no presenta ninguna definición de la recusación, ni del impedimento. Simplemente en el Título 11 menciona hasta doce causales que pueden conformarla.
Dentro de este tratamiento generalizado del temario, podría traerse como fecundo el caso de las opiniones dadas por instructores o falladores. Y como existe marcada confusión, gaseosa sindéresis, interpretación equívoca, conclusiones inapropiadas, nada más productivo que conocer el criterio de la H. Corte Suprema de Justicia. La ígnea y apasionante polémica, en estos días, sobre esta situación, especialmente en el Congreso, ha sido dirimida en luminosa jurisprudencia actualizada, cuyo gestor es el saliente presidente de la Corporación, doctor Nilson Pinilla Pinilla: Por lo demás, la pacífica y uniforme jurisprudencia de la Corte sobre este tema ha sido de que la opinión generadora de impedimento o recusación que imposibilita la posterior actuación del funcionario judicial es la que emite por fuera del proceso, mas no la que expresa en cumplimiento de su deber y en el ejercicio de la función que le es propia .
Se absuelve así, parcialmente, la inquietud universitaria costeña. Y se confía en descifrar mañana otra recusación: la grave enemistad. No sin dejar de recordarles a las juventudes la conseja de Cervantes el pensador de nuestra eterna pasión ante momentos como el definido por la Corte Suprema y que ha sumido a Colombia en vagas, estériles y desviadas disquisiciones: Tanto peca el que dice latines delante de quien los ignora como el que los dice ignorándolos .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

BIENVENIDO