viernes, 6 de junio de 2014

DESALOJO POR OCUPACION PRECARIA

CAS. N°  JUNÍN. Desalojo por Ocupación Precaria. Lima, nueve de noviembre del año dos mil doce.- LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA; vista la causa número ....... del año dos mil once, en audiencia pública de la fecha, y producida la votación de acuerdo a ley, emite la siguiente sentencia: MATERIA DEL RECURSO: Se trata del recurso de casación interpuesto por Natividad Victoria Jorges Fernández contra la sentencia. de vista contenida en la resolución número veintiséis, obrante a fojas doscientos sesenta y cuatro, emitida con fecha veintiuno de junio del año dos mil once por la Segunda Sala Mixta de Huancayo de la Corte Superior de Justicia de Junín. la cual revoca la sentencia apelada contenida en fa resolución número veintidós. fecha dieciocho de noviembre del año dos mil diez obrante a fojas doscientos treinta y siete que declaró fundada la demanda y reformándola la declaró improcedente.

FUNDAMENTOS POR LOS CUALES SE HA DECLARADO PROCEDENTE EL RECURSO: Esta Sala mediante resolución de fecha seis de enero del año dos mil doce, ha estimado procedente el recurso de casación por la causal de Infracción normativa material del artículo 911 del Código Civil e infracción normativa procesal del artículo 139 inciso 3 de la Constitución Política del Estado.

CONSIDERANDO:
Primero.- Que, cuando se invocan en forma simultánea agravios consistentes en la infracción normativa procesal e infracción normativa sustantiva que inciden directamente sobre la decisión de la resolución impugnada, resulta innecesario emitir pronunciamiento respecto del segundo agravio denunciado, atendiendo a que, de ampararse el primero deberá declararse la nulidad de la resolución impugnada y ordenarse que se expida un nuevo fallo.

Segundo.- Que a fin de establecer si en el caso de autos, se ha incurrido en la infracción normativa, es necesario efectuar un análisis de lo acontecido en el proceso: i) Por escrito de fojas dos, la demandante Natividad Victoria Jorges Fernández, demanda desalojo por ocupante precario a fin de que los demandados desocupen y le entreguen los siguientes ambientes: a) Carmen Montes viuda de Flores y su hija Goya Elízabeth Flores Montes la tienda signada con el número cuatrocientos veintisiete, los cuartos números uno y cuatro del interior del inmueble signado con el número cuatrocientos veintinueve — Jirón Arequipa — Chilca; b) Mary Isabel Flores Montes el cuarto número seis signado con el número
cuatrocientos veintinueve del Jirón Arequipa; c) Miguel Flores Montes el cuarto interior número dos signado con el número cuatrocientos veintinueve del Jirón Arequipa; ii) Tramitado el proceso conforme a su naturaleza, el Juez expidió sentencia declarando fundada la demanda por ocupación precaria, ordenando que los demandados desalojen y restituyan a la demandante la posesión del predio que vienen ocupando ubicado en el Jirón Arequipa números cuatrocientos veintisiete y cuatrocientos veintinueve del distrito de Chilca, Provincia de Huancayo, dentro del plazo de seis días bajo apercibimiento de lanzamiento; iii) Apelado que fue dicho pronunciamiento, se expidió la sentencia recurrida que la revoca y reformándola declaró improcedente la demanda señalando como argumento central que: a) La propia demandante reconoce que los demandados vienen poseyendo el bien materia de litis por más de cuarenta años y que recién en el año dos mil ocho presentan demanda de desalojo al ver que la demandada tiene la intención de realizar la prescripción adquisitiva y al no haberse emitido sentencia respecto del Expediente número 4697-2008-01 (Prescripción Adquisitiva) en el cual intervienen las partes no podemos hablar de un título, ante lo cual debemos mencionar que sí hay circunstancias que permiten advertir la legitimidad de la posesión que ostenta el ocupante, atendiendo a un derecho expectaticio que se debe respetar; y, b) El proceso de desalojo no sería la vía idónea para que la actora recupere su propiedad sino la reivindicación, en la que incluso se podrá realizar un mejor análisis sobre el mejor derecho de propiedad.

Tercero.- Que, la recurrente en su agravio denunciado, respecto de la infracción normativa procesal del artículo 139 inciso 3 de la Constitución Política del Estado, señala que el pronunciamiento de la Sala Superior al declarar improcedente su demanda y señalar que la vía más idónea para recuperar su propiedad es la reivindicación, vulnera su legítima defensa, pues para instaurar un proceso de desalojo basta con acreditar que los poseedores de dicho bien no ostentan título alguno que regule su posesión.

Cuarto.- Que, al respecto se debe destacar previamente que en un proceso sobre desalojo por ocupación precaria la pretensión procesal está dirigida a que el emplazado desocupe el inmueble materia de litis por carecer de título o porque el que tenía ha fenecido, en consecuencia, el accionante debe acreditar ser propietario o por lo menos tener derecho a la restitución del bien, tal como lo establece el artículo 586 del Código Procesal Civil; y por su lado, la parte demandada debe acreditar tener título vigente que justifique la posesión que ejerce sobre el bien materia de controversia. En conclusión, el conflicto de intereses en procesos de este tipo está configurado por un lado por el interés del accionante de que se le restituya el bien, y por otro lado, por el interés del emplazado de no ser despojado de la posesión del mismo bien, lo que dependerá entre otras cosas, de si éste tiene o no la condición de precario según el artículo 911 del Código Civil.

Quinto.- Que, a la luz de la doctrina, a decir de María Ramírez 1.- "si la posesión precaria es la que se ejerce sin título alguno o cuando el que se tenía ha fenecido, entonces "se posee precariamente cuando se usa un bien, conociendo que es ajeno y sin intención de apropiárselo", por ende, la precariedad es una especie de característica de la posesión ilegítima de mala fe, para nuestra dogmática jurídica, dos son las causales: a) Falta de existencia del título (nunca existió), b) El título que dio vida a la posesión ha fenecido, caducado. En ese sentido, se puede establecer que el artículo 911 del Código Civil nos conduce a establecer a que se prueben dos condiciones copulativas: a) Que la parte demandante sea la titular del bien cuya desocupación pretende y b) Que la parte emplazada ocupe el bien sin título o cuando el que tenía ha fenecido.

Sexto.- Que, además se debe destacar que este Supremo Tribunal en reiterada y uniforme jurisprudencia ha establecido, en armonía con el artículo 911 del Código Civil, que la ocupación precaria de un bien inmueble se configura con la posesión del mismo sin detentar título alguno que justifique dicha posesión o el que se tenía ha fenecido; asimismo, quien pretenda la restitución o entrega, en su caso, de un predio ocupado bajo dicha calidad, debe acreditar el derecho de propiedad o que lo ejerce en representación del titular o, en todo caso la existencia de título válido y suficiente que otorgue derecho a la restitución del bien; de conformidad con los artículos 585 y 586 del Código Procesal Civil; consecuentemente la esencia del proceso de Desalojo por Ocupación Precaria no consiste en determinar o resolver en definitiva el derechode propiedad sino la validez de la restitución de la posesión en base a cualquier título válido y suficiente que la justifique, frente a la ausencia de título o fenecimiento del que tuvo la parte ocupante; título y ausencia o fenecimiento del mismo que por su naturaleza, debe ser de elemental probanza y dilucidación; de allí que el ordenamiento jurídico ha dispuesto que dicha pretensión sea tramitada en la vía sumarísima, de conformidad con el acotado articulo 585 y siguientes del mismo cuerpo legal; la misma que resulta más breve y expedita, siendo improcedente incluso la reconvención, el ofrecimiento de medios probatorios en segunda instancia y modificar o ampliar la demanda, entre otros, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 559 del referido Código.

Séptimo.- Que, siendo ello así y atendiendo a la premisa precedente, se puede colegir que también en caso de que ante la pretensión de desalojo
por ocupación precaria la parte demandada oponga algún título para poseer el inmueble reclamado, el Juzgador debe verificar si este título guarda un mínimo de verosimilitud y si se mantiene vigente, vale decir, sino ha fenecido; empero, no está facultado a determinar el mejor derecho de propiedad, la nulidad o anulabilidad del acta jurídico contenido en el referido título, toda vez que el proceso de desalojo no es la vía idónea para ello.

Octavo.- Que, bajo este contexto dogmático tenemos que si bien la primera instancia analiza la pretensión de la actora, bajo los alcances del artículo 911 del Código Civil, lo cierto es que la segunda instancia distorsiona su naturaleza, declarando improcedente la demandada incoada, al señalar que la vía más idónea para que el actor recupere su propiedad sería el proceso de reivindicación, soslayando el estudio de las dos condiciones copulativas detalladas en el quinto considerando; motivación que resulta insuficiente puesto que la misma contiene solamente la conclusión a que su razonamiento les ha llevado, pero no están exteriorizadas y expuestas las premisas que han conducido a dicha conclusión; siendo evidente así la violación del principio constitucional de motivación escrita de las resoluciones judiciales; correspondiendo precisar que el criterio precedentemente expuesto en modo alguno comporta la apreciación positiva por parte de este Supremo Tribunal de Casación respecto del desalojo, sino que éste simplemente se limita a sancionar con nulidad una resolución que no expuso la debida motivación; fundamento por el que dicho agravio debe ser amparado.

Noveno.- Que, al haberse atendido y proveído la infracción normativa procesal denunciada, debe ampararse el recurso de casación y proceder conforme a lo dispuesto en el numeral 1 del artículo 396 del Código Procesal Civil. Por las consideraciones expuestas y estando a la facultad conferida por el artículo 397 del Código Procesal Civil, declararon: FUNDADO el recurso de casación de folios doscientos setenta y nueve interpuesto por Natividad Victoria Jorges Fernández; CASARON la sentencia de vista contenida en la resolución número veintiséis, obrante a fojas doscientos sesenta y cuatro, su fecha veintiuno de junio del año dos mil once, emitida por la Segunda Sala Mixta de Huancayo de la Corte Superior de Justicia de Junín, en consecuencia NULA la misma: ORDENARON el reenvío de los autos a la Segunda Sala Mixta de Huancayo de la Corte Superior de Justicia de Junín a fin de que expida nueva resolución con arreglo a ley; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano, bajo responsabilidad; en los seguidos por Natividad Victoria Jorges Fernández contra Carmen Montes viuda de Flores y otros, sobre Desalojo por Ocupación Precaria; y los devolvieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BIENVENIDO